El abuso sexual infantil

Preguntas comunes:

¿Qué es el abuso sexual infantil?
¿Cuál es el ámbito del problema?
¿Cómo ganan los infractores la confianza de las víctimas de edad menor?
¿Qué puedo hacer si mi niño ha sido abusado?
¿Cómo pueden sentirse los padres de un niño abusado?
¿Cómo puedo disminuir el impacto del abuso sexual infantil?
¿Qué debo saber como cuidador/a de un niño?  

¿Qué es el abuso sexual infantil? 

La explotación de un niño para satisfacer las necesidades sexuales o emocionales de un adulto o un adolescente. El abuso sexual infantil ocurre cuando se le expone a un niño a información sexual de que el niño es demasiado joven para entender.  Es raro que un niño sea abusado por un desconocido; regularmente, un niño es abusado por alguien que ya conocen. El abuso sexual infantil puede tomar lugar a través de un continuum de infracciones. No obstante, manifestaciones activas del abuso pueden parecer más obvias. El abuso sexual activo ocurre cuando alguien utiliza la influencia o la fuerza para coaccionarle o controlarle a otra persona (normalmente el niño) a que haga algo para beneficiar al infractor y que suele hacerle daño al niño.

Infracciones táctiles podrían incluir:

  • Acaricias
  • Sexo vaginal, oral, o anal, o el intento de tener sexo
  • El tocar de las genitales
  • El incesto
  • La prostitución
  • La violación  

Infracciones no táctiles podrían incluir:

  • La estimulación sexual verbal, tal como la discusión abierta de actos sexuales que tienen como meta excitar el interés del niño o conmover al niño
  • Llamadas telefónicas obscenas
  • Voyerismo o exhibicionismo     

Formas menos obvias (y frecuentemente no intencionales) del abuso sexual pueden parecer benignos, pero en realidad pueden dañar el auto-estima de un niño. Estos ejemplos del abuso pasivo pueden afectar la habilidad del niño de desarrollar relaciones saludables y la sexualidad como adulto.

  • La exposición a materiales provocadoras sexuales mediante la televisión, anuncios, la música, y las películas
  • Lenguaje peyorativo que se le refiere al niño (e.g. zorra, perra, cochino)
  • El pedido de intimidad en el baño no se honra ·        
  • Un niño encuentra la pornografía en casa

¿Cuál es el ámbito del problema?  

Desafortunadamente, las estadísticas nacionales sugieren que una de cada cuatro chicas y uno de cada siete chicos será abusado sexualmente antes de cumplir 18 años. Los niños con discapacidades corren el riesgo más grande del abuso que el niño promedio.

La gente que abusa sexualmente a los niños suelen ser personas que conocemos, y aun podrían ser gente a que queremos. Un error común es que los desconocidos corren más riesgos para los niños; sin embargo, en 85% de los informes, un pariente del niño, un amigo de la familia, o un adulto en que el niño confía comete el abuso. El abuso sexual infantil ocurre cada día por todo el país, sin consideración de clase social, de la etnicidad o de la raza, de la afiliación religiosa, o de la orientación sexual.  

¿Cómo ganan los infractores la confianza de las víctimas de edad menor?

“Grooming” es una técnica común que usan los infractores; generalmente una persona empieza una relación amigable con un niño o adolescente con la intención de abusarle sexualmente más tarde. A menudo, el abusador le tienta a la víctima con los goces simples de ser visto y estar en una relación con un adulto donde ese adulto le da a la víctima mucha atención positiva. Puede que la persona empoderada le regale cositas al niño o al adolescente; puede que empiecen a pedirle a la víctima que guarde secretos pequeños con el propósito de prepararle a guardar un secreto grande más tarde. El infractor puede empezar a tocarle a la víctima en una manera que le confunde, como abrazos o hacer cosquillas. Por eso es muy importante que le enseñe a sus hijos la diferencia entre el secreto y la privacidad. Los secretos necesitan limitarse a los regalos del cumpleaños o de la navidad y la privacidad tiene que ver con el derecho del niño de tener tiempo a solas en el baño y de guardar cosas privadas (como cuadernos o diarios) en sus habitaciones con la confianza de que no se las va a leer. Estas prácticas les enseñan a los niños a establecer buenas fronteras personales que empoderan a los niños a resistir a gente que podrían hacerles daño. También es útil enseñarle al niño un vocabulario de sentimientos buenos y respetar sus sentimientos.     

Qué puedo hacer si mi niño ha sido abusado?  

¡Lo más importante es creerle! Los niños raras veces mienten respecto al abuso sexual. Hay poca evidencia que sugiere que los niños hagan denuncias falsas del abuso; aún más común es que un niño niega que el abuso ocurrió cuando sí ocurrió. Los niños tienen diferentes maneras de hablar de sus vidas, y recuerdan detalles diferentemente de los adultos. Si un niño denuncia un abuso sexual que en realidad no ha ocurrido, todavía es un grito para ayuda muy importante, y será importante buscar ayuda profesional.    

Sugerencias generales:

  • Apoye al niño por medio de escucharle y quedarse calmo—su calma le tranquilizará al niño que también ellos están bien y que no han hecho nada malo.
  • Tranquilízale al niño que lo que pasó no es culpa suya—una de los trucos peores que los abusadores usan para los niños es convencerles que tienen la culpa igual que ellos.
  • Denuncie el abuso inmediatamente
    Línea de acceso directo para Missouri: 1-800-392-3738
    Línea de acceso directo para Kansas: 1-800-922-5330
  • Llame a MOCSA-- tenemos una línea de crisis abierta a todas horas donde una intercesora puede proveer apoyo y rumbo mientras usted empieza a navegar este terreno difícil  
    MOCSA en Missouri: 816-531-023
    MOCSA en Kansas: 913-642-0233
  • Que sepa que los niños sí pueden sobreponerse al abuso sexual, particularmente si tiene el apoyo de un adulto cariñoso y disponible.
  • Ayúdase a sí mismo—a menudo es muy doloroso aceptar que su niño ha sido abusado sexualmente—los padres pueden hacerle aún más daño a sus hijos si minimizan inadecuadamente el abuso, o si tiene temores irracionales relacionados al abuso—MOCSA puede adyuarles a los cuidadores a poder con sus propios sentimientos acerca del abuso para que puedan proveerles apoyo a sus niños.    

¿Cómo pueden sentirse los padres de un niño abusado?

Con culpa, incredulidad, temor, y cólera son repuestas comunes de los padres de niños abusados. Es importante recordar que el abuso que ha experimentado su hijo no es la culpa de usted ni del niño. Usted no tiene la culpa por el abuso que ha acontecido, y es muy importante recordar que usted es la mejor esperanza para el futuro de su niño. ¡Usted es su intercesor, apoyo, y recurso más importante!    

¿Cómo puedo disminuir el impacto del abuso sexual infantil?

Cada niño responde diferentemente al abuso sexual. Algunos niños parecen recobrar más rápidamente que otros. ¿Qué era diferente para ese sobreviviente? Más probable es que era la manera en que sus padres o el sistema le respondió. Lo más crucial es que se le cree al niño.   

:
Permita que el niño dirija la discusión
Conteste las preguntas lo mejor que pueda Ayudé al niño a mantener su rutina normal. Una rutina ayuda a que los niños se sientan seguros, y tranquiliza la inquietud.
Controle sus propias emociones en presencia del niño. Sus reacciones podrían hacer que el niño se sienta culpable por haberle venido con el problema y por haberle disgustado
Permita que el sistema de justicia funcione.
Anímele al niño a que cuente su propia historia de su propia boca.  

No:
Le haga preguntas muy a fondo al niño
Reponde negativamente al abuso con comentarios como “¿Cómo podrías ser tan tonto?” o “¿Por qué no intentaste impedirlo?”
Intente ignorar el evento. Apóyele al niño, denuncie el incidente, y búsquele la ayuda que requiere.
Amenace al abusador. Si el abusador es su padre, el niño todavía amará al padre.  

Respuestas ideales:
“Me alegro de que me lo hayas contado. Gracias”
“Eres muy valiente y hiciste lo correcto.”
“Siento que esto se te ocurriera y yo no estaba allí para impedirlo.”
“No fue culpa tuya.”
“Estoy orgulloso de ti por habérmelo dicho.”
“Necesito denunciárselo a personas que saben parar el abuso. Hay gente que nos puede ayudar.”

¿Qué debo saber como cuidador/a de un niño?

  • Cada niño es vulnerable al abuso sexual independiente de su etnicidad, cultura, o clase socio-económico
  • El abuso puede ocurrir delante de sus narices y puede que nunca se dé cuenta de ello—menos de 1 víctima en cada 10 contará la historia
  • Es posible que las víctimas jóvenes no reconozcan su victimización como abuso sexual
  • A menudo no hay señales físicas del abuso
  • Muchos casos del abuso sexual infantil no se denuncian porque el niño tiene miedo o vergüenza—hay poca evidencia que los niños hagan denuncias falsas del abuso sexual.
  • Puede que el infractor haya amenazado a hacerle daño a un miembro familiar, o que el niño se sienta culpable para el abuso
  • El niño nunca tiene la culpa por el abuso; los niños no pueden impedir el abuso, sólo lo puede hacer el infractor.
  • Los niños necesitan sentirse amados, valorados, y protegidos.
  • Los niños son mejor protegidos si se les da el conocimiento y las destrezas necesarias para su seguridad y bien estar.